Popular Post

Posted by : Porky! sábado, 6 de septiembre de 2014

Me gusta mucho el HaruTaka/KonoEne, es una pareja que me encanta y que me hace llorar siempre, su historia es tan triste ;;-;; Y Takane.... es aoiuldfhanljkfhabak.
Lo siento, siempre me pongo sentimental en otros idiomas ilegibles (?)

Nunca te olvidaré


Todos en el Mekakushi-dan menos Konoha se habían ido a un bosque ya que Mary quería preparar algo, supongo que una sorpresa para mí porque me prohibieron ir aunque aún nose cual fue la razón por la que Konoha se quedara.
Kido me advirtió que no intentara hacer algún desastre en la base secreta ya que ella se molestaría, así que no pude ver sus carpetas ni husmear sus celulares y demás cosas personales, mi único compañero era Konoha… de nuevo era mi compañero.
Estaba en su celular, ese lugar era tranquilo y ordenado, a comparación del de Shintaro ya que el suyo esta desordenado y lleno de cosas absurdas.

En una de sus carpetas tenía fotos de sus dibujos, decidí pedirle permiso para verlas –Konoha, ¿puedo ver tus dibujos? Estoy muy aburrida y dudo que quieras jugar- el miró su celular despreocupadamente y solo asintió con la cabeza mientras seguía comiendo una de sus brochetas.
Sus dibujos eran igual que antes, solo que Haruka dibujaba cosas lindas y a la vez reales, al parecer el dibujaba todo lo que veía, había un lindo atardecer que me recordó aquella vez que fui a acompañarlo por unos resultados del hospital… Sin darme cuenta mi rostro estaba empapado por lágrimas cálidas que bajaban por mis mejillas, las dejé salir, al fin podía llorar sin que nadie se diera cuenta, todo el llanto que estuve aguantando podía salir ahora, no me preocupaba que Konoha me viera, él estaba comiendo y rara vez miraba su celular, el hilo de lágrimas fueron más continuas hasta que rompí el llanto, no pude soportarlo y lloré descontroladamente, mientras gritaba “Haruka, vuelve” entre mis gritos escuché una voz, lo cual me sorprendió. –Quien es Haruka?- volteé hacia la pantalla más grande y estaba el, Haruka, pero convertido en eso, no es que me moleste Konoha, pero él me robó a mi Haruka.
Limpié mis lágrimas –N…Nadie importante- mentí. Cerré su carpeta y algo me interrumpió –No los haz visto todos… ¿es porque no te gustaron?- Aun mirando la carpeta traté de sonreír –Acaso bromeas? Tus dibujos son excelentes pero pensé que no querías que los siguiera viendo- traté de decirlo lo más alegre que pude antes de romper en llanto de nuevo, -Claro que no, si quieres los vemos juntos y así te explico cada uno de ellos-
La tarde fue hermosa, sentía que me mostraba los dibujos de Haruka, sus razones para dibujar eran tan tristes, simples y tiernas que no pude evitar pensar en guardarlos en mi memoria como única muestra del arte de Haruka… Seguía viendo sus dibujos con él hasta que nos topamos con una clase de dibujo diferente a los demás… Me sorprendí demasiado… era Takane… -K…Konoha… ¿quién es ella?....- dije con una voz fría pero sin intenciones de lastimar sus sentimientos. –emmm… No recuerdo su nombre, pero de alguna forma siento como si ella fuera gran parte de mí, la tengo en mi memoria desde hace mucho tiempo pero no logro recordar quien es, me pareció mejor idea dibujarla para verla todos los días, después de todo es linda…- no recordaba quien era Takane, si tan solo tuviera la valentía para decirle “Konoha soy yo, recuérdame, recuerda lo que vivimos juntos…” pero no, dije todo lo contrario… -Ahhhh… es una linda chica, acaso te gusta? ……¿Cómo es que no la recuerdas?- al principio mi voz fue odiosa para molestarlo, para seguir siendo Ene, pero lo último no fue igual, sin darme cuenta lo dije entre lágrimas. -… ¿Porque lloras Ene?...- si él seguía hablando iba a llorar más, su voz me hacía recordar más a Haruka, recordar que nunca más voy a poder decirle que lo amo, que siempre me importó, que nunca quise que me olvidara… -Konoha... ¿realmente no recuerdas a esa chica?....- el solo negó con la cabeza y cuando volteé a verlo las lágrimas invadían su rostro –Por más que intento ¡no puedo! Cada noche me atormenta esa duda, tengo pequeños recuerdos pero eso no me ayuda de nada, solo puedo recordar un salón de clases, unas tres imágenes de un festival cultural escolar, hospitales y un borroso rostro que parece ser de la chica!- dijo entre lágrimas, verlo así me destruía, no creo que con solo decirle que yo soy la chica de ahí, que el nombre de la chica que le pareció linda y dibujó es Takane Enomoto, que yo estuve con él en el salón de clases, en el festival cultural, en los hospitales y que yo soy aquella chica, no creo que me recuerde, solo haré sentirlo peor, pensará que lo considero un loco, sentirá que me burlo de él y su mala memoria, pero lo que más anhelo es que recuerde… -Tranquilo… lo recordarás… recordarás a la chica… y todo saldrá bien… sonríe un poco Haruka… K-K-Konoha! Quise decir Konoha!!!!- primero su mirada se vio sorprendida para que al final diera una pequeña risita acompañada de débiles lágrimas…
El resto de la tarde jugamos videojuegos y platicamos de que pensamos de cada integrante del Mekakushi-Dan, excluyéndonos.
Yo estaba en la pantalla de la televisión mientras él veía su celular -… Ta… Takane…?- me sorprendió lo que dijo –Qué? Quien es Takane?- dije tratando de no sonar desesperada –Nada, sólo otro borroso recuerdo- dijo mientras sonreía de una manera débil y falsa, solo suspiré y en eso los chicos llegaron, Kido entró con una rosa en la mano, su mirada estaba clavada en el piso con la cara totalmente roja, detrás de ella estaba Kano –Kido si no la quieres solo tírala, después de todo…- decía Kano con su voz divertida –¡No! Ahora la tendré que cuidar, no porque tú me la hayas regalado sino porque es un ser vivo y Mary se enojará si se marchita- le dijo un tanto alterada, detrás de ellos venían Shintaro, Momo e Hibiya, Shintaro traía bolsas de tierra para jardín, Momo unas macetas con flores pequeñas al igual que Hibiya que no paraba de ver y escuchar a Momo cuando les decía algo lindo a las flores; al último venía Seto cargando como de costumbre a Mary, al parecer se había quedado dormida, ella al igual que todos traía una corona de flores en la cabeza como ella acostumbra hacerlas.
Hibiya le entregó una corona de flores a Konoha y después Momo me dijo que tenían una del tamaño de un celular para mí, inmediatamente fui a su celular para “usarla” 
Después ya en la noche todos estaban alegres, en los sillones estaba Momo jugando un juego de mesa con Hibiya mientras en la cocina se escuchaban a Kido y Kano discutir por cosas tontas, solo alcancé a escuchar de Kido frases típicas de tsunderes, Konoha estaba en un rincón, Seto y Mary estaban en el jardín atendiendo a las flores que habían recogido en la tarde y yo estaba con Shintro, era la primera vez que estábamos juntos sin discutir hasta que el rompió el silencio –Ene me voy a dormir, hoy fue un día pesado para mí- No dije nada y me fui al celular de Konoha.
Hice que vibrara su celular para que él lo viera, después me sonrió –Ene, te prometo que recordaré a esa chica, sé que de alguna manera es especial para ti que la recuerde… haré mi mayor esfuerzo- dijo con una leve sonrisa –No te desesperes si no puedes recordar, yo estaré esperando- dije con tímidas y leves lágrimas que sólo llegaron a la mitad de mis mejillas…
Confío en ti Konoha, podrás recordar a Takane… podrás recordar que eres Haruka… y podremos ser felices… y cuando lo hagas te confesaré mis sentimientos…
Después de tener otra cálida y agradable plática con Konoha me decidí a sacar el tema de nuevo –Konoha, ¿quién piensas que es esa chica?- él se quedó callado por unos momentos y después suspiró -… Bueno… yo…- el sonido de una puerta interrumpió su respuesta –Q-Qué hacen despiertos a estas horas?- la voz fría y de alguna manera dulce de Kido fue la que interrumpió aquella respuesta que yo esperaba –Ah, estábamos a punto de ir a dormir- Konoha contesto por los dos –Bueno, descansen, linda noche- Kido regresó a su habitación y Konoha se levantó para dirigirse a su habitación –Ene, lo siento, mañana seguimos si?- dijo con una linda sonrisa en su rostro pálido iluminado por la luz de su celular –s…si, me agradó hablar contigo- dije y me retiré al celular de Shintaro.
A la mañana siguiente decidí no molestarlo con mi presencia hasta que el necesitara hablar conmigo. –Konoha me dijo que fueras a su celular- me dijo Shintaro aun con bocados del almuerzo en la boca –sí, gracias… maestro no sea grosero y no hable con la boca llena de comida- me fui a su celular y me saludó con una sonrisa mientras en la pared pegaba unos dibujos, cuando terminó tomó su celular y me veía, no decíamos nada, solo me miraba, sentía mi cara ruborizarse y mis manos temblar… después de algunos minutos sonrió –Ene, no puedo recordar quien es ella pero al parecer si todos los del Mekakushi-Dan cuentan parte de su historia pasada habría probabilidades de que yo recuerde algo- dijo seriamente pero con una leve sonrisa -…eh… deberíamos de preguntarle a todos primero, espero que nadie se niegue a dar información- nos dirigimos a la mesa donde todos aún se encontraban comiendo y Konoha tomó un plato con un almuerzo –Hey, Konoha, tú ya has almorzado más de 3 veces, deja algo para los demás- dijo Hibiya en forma de regaño mientras él seguía comiendo –Vengo a pedirles un favor que me ayudara- el silencio invadió la habitación, Kido y Seto se encontraban en la cocina y todos los demás en la mesa, Kido se dirigió a Konoha –Qué clase de favor? Sabes que trataremos de ayudarte- dijo poniendo su mano en su hombro –Necesito que todos hablemos de nuestro pasado- dijo fríamente mirando fijamente el plato que ahora estaba vacío. Cada uno reaccionó diferente, Kido inmediatamente bajó la mirada y dejó caer la mano que se encontraba en su hombro, pude notar que Seto había cerrado sus puños con fuerza y una tímida lágrima salía de él, Kano miraba sorprendido a Konoha, Mary solo miraba su plato casi lleno, Momo esquivaba la mirada cada vez que yo volteaba a verla, en la expresión de Shintaro había temor e Hibiya solo bajó la mirada… un silencio molesto invadió por completo –Me ayudaran cierto?- dijo con la misma expresión de antes -…nuestro pasado… en que te puede ayudar?...- dijo Kido aun con la mirada abajo –Pienso que si todos contaran su historia, de alguna manera yo recordaría algo…- Hibiya se levantó de su silla y caminó molesto hacia Konoha –Crees que contar tragedias ayudara a que recuerdes algo? Crees que sería agradable recordar todos esos sucesos que hemos pasado?- dijo gritándole en la cara -…Talvez para ustedes no sea agradable recordar, pero yo anhelo poder recordar mi pasado…- dijo serenamente -…Yo… me encantaría poder ayudarte… pero parte de mi pasado es lo que más quisiera olvidar…- dijo Seto desde la cocina con una voz quebradiza –Veras Konoha, es importante para todos que recuerdes pero nos pides recordar dolor y tristeza…- dijo Kido con una voz tranquila y viendo la cara de Konoha –No estábamos unidos? ¿No íbamos a ayudarnos los unos a los otros? Sé que han pasado por cosas tristes pero quiero saber quién soy…- dijo casi llorando pero se guardaba sus lágrimas -…creo que un día en el bosque te ayudaría un poco Konoha- dijo Mary mirándolo con su tierna cara… Konoha suspiró y levantó la mirada hacia Shintaro –hey, no hay problema si llevo a Ene conmigo al bosque? Dijo con una leve sonrisa –Sólo causará problemas pero es tu decisión- dijo serenamente mientras metía sus manos en los bolsillos de su pantalón.
Kido le entregó algo de agua y comida para el camino mientras que los demás le deseaban suerte en la búsqueda de sus recuerdos…
Mientras el recorría el camino para llegar al bosque aproveché para tomar una siesta para no gastar demasiada batería, soñé que Haruka regresaba, que podía abrazarlo y que teníamos una charla agradable, me decidí a confesarle mis sentimientos pero Haruka me interrumpió –Takane, te extrañé demasiado- me dijo con lágrimas en los ojos y acompañado de un cálido abrazo –Haruka… yo…- algo me despertó y me interrumpió justo cuando estaba a punto de confesarle mis sentimientos a Haruka, fue molesto, pero sabía que pronto Konoha recordaría algo…
Cuando desperté y miré la pantalla estaba Konoha con una expresión algo preocupada –Ene… ¿porque lloras?...- inmediatamente dirigí mi mano hacia mi cara y si, tenía razón, algunas lágrimas salían de mí, las limpié con mis mangas y le dediqué una sonrisa.
Ya en el bosque me decía sus borrosos recuerdos mientras yo escondía mi cara para que no notara mis lágrimas, el no miraba su celular, al parecer dibujaba algo, no me atreví a preguntarle que era, porque sabía que si lo hacía iba a verme llorar y eso es lo que menos quería.
Ya casi al atardecer interrumpió su dibujo para poder comer algo, en poco tiempo el almuerzo que Kido y Seto habían preparado ya no estaba, tenía el mismo apetito que mi Haruka… -Konoha, recuerdas el festival cultural?- Su mirada se vió sorprendida y se veía dispuesto a hablar pero interrumpí –recuerdas el salón de clases y los espantosos hospitales? …Recuerdas a Takane ¿no es así?...- lo último lo dije con lágrimas invadiendo mi cara -…Ene…- lágrimas tímidas salían de él mientras yo seguía hundida en mi llanto -…De alguna manera sé que tú puedes hacer que recuerde todo… así que hazlo… por favor…- mis pensamientos estallaron, no sabía qué hacer, hasta que esa voz gritó más fuerte que las demás “Ene hazlo! Es tu oportunidad para que regrese nuestro querido Haruka!!! ¡!!Dile todo!!!” 
Limpié por completo mis lágrimas y con la valentía que pude juntar le dije –Konoha… te lo contaré todo…-
-A terminar de decir estas palabras no estaba nada segura de lo que iba a pasar, ¿Haruka regresaría? Konoha me ignoraría y se retiraría del Mekakushi-Dan? ¿Yo volvería a mi forma humana y Konoha tendría de regreso sus memorias? Millones de preguntas se hacían presentes mientras la cara de angustia y desesperación de Konoha me miraba… Dejé mi mente totalmente en blanco y le conté… le conté todo… “¿Recuerdas el horrible y pequeño laboratorio en que trabajábamos?” “Aquel día que estaba nevando, tu deseabas que se acumulara la nieve aun cuando el frío calaba hasta los huesos” “Haruka… ese era tu nombre…” todo lo decía mientras un nudo en la garganta me atacaba, recordarlo todo yo sola era doloroso… al terminar sólo me abracé a mí misma, mientras con mis rodillas tapaba mi cara para esconder algunas lágrimas que se atrevieron a salir cuando no debían… un silencio aturdía mis oídos hasta que Konoha suspiró… -Ene… lo siento mucho… no logro recordarlo… por más que intento yo…- Sus palabras se vieron interrumpidas por lágrimas que salían de él, podría jurar que salían por la desesperación que sentía, lo entendía, yo también quería mi cuerpo de vuelta tanto como él quiere sus memorias… unas nubes grises se aproximaban… mientras Konoha caminaba para encontrar un lugar donde no se mojara yo trataba de encontrar otra forma para que recordara… hasta que una luz roja se hizo presente en una cueva… -…vayamos allá…- me dijo Konoha después de mucho tiempo sin dirigirnos una palabra… -Konoha no…parece muy peligroso…- le advertí pero pareció no haberme escuchado; al entrar una bruma azul invadía la cueva hasta que la luz roja se convirtió en azul y un cuerpo venía de ella… no pude diferenciar bien… cuando tuve una idea de quien podría ser la persona me alteré, mis corazón latía más rápido… era Haruka… claro, no se veía como Haruka parecía el fantasma de Haruka, su cuerpo estaba un poco transparente, pero su sonrisa se notaba con la misma alegría que siempre había tenido… -…Haruka…- es lo único que salió de mi después de esa clase de reencuentro.
*Narra Konoha*
Tuve un tipo de reencuentro, creo que era el que tanto mencionaba Ene con tanta nostalgia.
Mi celular de pronto se apagó, no sabía si Ene lo había provocado o simplemente la batería se había agotado. –Así que en esto me convertí- dijo aquel sujeto con una sonrisa amable, de alguna forma su rostro se parecía demasiado a la mía –Parece que Takane no pudo hacerte recordar- Takane? ¿Acaso hablaba de Ene? ¿Aquella chica que dibujé era Ene? –Te lo explicaré todo- se acercó a mí y con una especie de pluma de alguna ave amarilla me tocó con delicadeza la frente y de pronto hice una clase de viaje… mis recuerdos… los tenía conmigo… podía recordarlo todo... abrí mis ojos y él estaba ahí, sonreía de una manera dulce mientras mis lágrimas bajaban por mis mejillas no pude evitar abrazarlo, ahora sabía cuánto dolor había pasado yo y Takane, mientras el trataba de consolarme mis lágrimas en vez de dolor se convertían en alegría –Konoha no es así?- afirmé con la cabeza aun abrazando su débil cuerpo… más bien mi anterior y débil cuerpo… -Me dejarías hablar con Takane unos segundos antes de que yo desaparezca?- dijo con sus ojos cristalinos y separándose lentamente de mi cuerpo; por un momento recordé que se había apagado mi celular pero al sacarlo de mi bolsillo me di cuenta que Ene había provocado que se apagara… le entregué el celular y me dirigí casi a la salida de aquella cueva para ver la lluvia caer…
*Narra Ene*
No podía creerlo, mi Haruka, mi querido Haruka me sonreía de nuevo a pesar de que no pude llegar ese día con el… -He estado esperando este momento por mucho tiempo… Haruka… te amo- Haruka tomó el celular entre sus brazos mientras lloraba al igual que yo –Takane, haz cambiado, no sabes cuánto te he extrañado, pero ahora soy solo un recuerdo tuyo y de Konoha… por favor ámalo a él, Konoha es una parte de mí que tal vez nunca me atreví a sacar… enamórate otra vez…- dijo de una manera tan serena y dulce que dolía… pero después sus lágrimas no paraban, sentía que su dolor era fuerte, pero el mío era igual –Haruka, nunca te podré olvidar porque te amo demasiado, pero si Konoha es una parte de ti lo amaré más de lo que ya lo hago…- Separó el celular de su cuerpo para luego vernos por última vez cara a cara; su dulce cara llena de lágrimas y un lindo sonrojo hacia que esta despedida fuera más dolorosa… Haruka fue desapareciendo hasta que ya no quedó nada, sólo algunas lágrimas de mi Haruka y yo… sola de nuevo.
Konoha levantó el celular del suelo y los dos con los ojos cristalinos nos sonreímos el uno al otro –Vamos a casa- le dije y le regalé una sonrisa más notoria.
Debo admitirlo, despedirme de Haruka fue lo más doloroso, pero sabía que él estaría en mi corazón y en Konoha. Llegando a la base secreta estaba todo oscuro, Konoha encendió la luz y todos tenían gorritos de fiesta, en la mesa había un pastel y en una de las paredes había un cartel que decía “BIENVENIDOS”. Todos festejamos y Konoha les dijo que ya sabía todo sobre su pasado, en ese momento me dio miedo que Shintaro supiera todo, que recordara a Ayano y su depresión regresara pero en eso Kido interrumpió mis pensamientos –Por mas curiosidad que tenga no tengo derecho a preguntar ya que yo me negué a contarte de mí pasado- dijo con una inusual pero linda sonrisa –Me alegra mucho que hayas recuperado tus recuerdos- dijo Seto acercando el pastel hacia él. 
Ya era de noche y yo seguía en el celular de Konoha, no nos habíamos dirigido una palabra después de lo ocurrido en la cueva, sólo dulces sonrisas. Él se paró aun lado de la ventana de su habitación para ver la oscura y cálida noche –K…Konoha…- volteó hacia mí y abrazó su celular –muchas gracias Ene- son momentos como este cuando odio estar de esta forma física -K…Konoha… te amo- por fin le confesé mis sentimientos con algunas lágrimas en los ojos y mi cara ruborizada.
Al fin Konoha había recordado a Haruka y su pasado y yo le había dicho mis sentimientos y nada podía arruinarlo



{ 2 Chispas... read them below or Comment }

- Copyright © Burned Pages - PH - Powered by Blogger - Designed by Porky! -